En su trama Billy resguarda la milenaria técnica del teñido zapoteca casi perdida en los 70’s, es Oaxaca su inspiración, en sus dedos algodón, lana, seda, alpaca, lino toman el color de la grana cochinilla, del añil, el huizache y el caracol, nos transporta a paisajes del mundo llenos de color, la playa, el mar, los bosques son los protagonistas de su obra.

Ward ha elaborado más de 300 piezas a lo largo de su vida como tejedor, muchas de ellas creadas en Oaxaca en donde vive y trabaja desde hace más de 40 años, su obra han viajado a través del mundo visitando numerosas ciudades en Japón, Estados Unidos y México

Billy Ward llegó a Oaxaca en 1973, fue aprendiz de una monja canadienses que le enseñó el arte de la urdimbre, con el deseo de aprender más sobre el tejido y los tintes naturales visitó Teotitlán del Valle donde alquiló un telar de pedal y continuo mejorando su técnica de tejido.
En Mitla y de la mano de dos artesanas zapotecas aprendió sobre el teñido con tintes naturales, después viajó a Guelatao en donde permaneció más de un año perfeccionándose en el arte de la trama.

Ward es un enamorado de Oaxaca y de su gente, en 1978 se casó aquí con una tejedora de origen tailandés, y en 1984 se afincó en San Sebastián Etla, Billy tiene mucha experiencia en el uso de los tintes naturales, experiencia que ha compartido en talleres sobre este tema efectuados en San Miguel y Santa Ana del Valle en los que ha contado con una gran audiencia.

La serie “Tapiz” de Billy Ward será inaugurada con la presencia del autor el jueves 22 de marzo a las 7 de la noche en la Galería Monte Albán de la CCO y podrá ser apreciada hasta el 25 de abril de 2018.

Opina