Iniciativa privada muestra interés en servicio ferroviario en tres ramales en Oaxaca y Chiapas en desuso, por lo que evalúan reactivarlos.
La iniciativa privada ha mostrado interés en reactivar tres ramales ferroviarios ubicados en Oaxaca y Chiapas que están en desuso.

Empresas acereras y cementeras se han acercado a la Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario (ARTF) para que les brinde servicio de transporte de carga a través de un ramal ferroviario ubicado en Oaxaca, con una longitud de 200 kilómetros.

“Tenemos conocimiento que existen algunas industrias que están interesadas en que se reactive esta ruta”, dijo Benjamín Alemán, director general de la Agencia.

Este ramal fue reintegrado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT), luego de que Ferrosur dejará de usarlo.

Además, agregó, algunas empresas han mostrado interés en contar con servicio ferroviario en dos ramales de la ruta Chiapas-Mayab, por lo cual se analiza su reactivación.

Resaltó que esos dos ramales, también a cargo del FIT y parte de otros 60 que se encuentran en las mismas condiciones en todo el País, conectarán a Tizimín y Valladolid, en Yucatán.

Incluso servirían para conectar una planta de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y una distribuidora de cemento, expuso.

“Y hay capacidad para recibir a más empresas que quieran comerciar hacia esos puntos”, aseguró.

Se podría dar servicio a pocas empresas y se tendría que pactar los horarios de movilización, aunque para ello el FIT deberá contemplar recursos para habilitar los tres ramales, expuso.

Agencia Reforma

Opina