En la última década, el consumo de agua embotellada pasó de 150.1 a 198.7 litros per cápita; crece 152% valor de mercado, según consultora.
En los últimos 10 años, los mexicanos se han tomado en serio el consumo de agua embotellada, lo que ha provocado que esta industria brote.

Hace una década, cada mexicano consumía, en promedio, 150.1 litros al año, mientras que en el 2017 su sed fue mayor, al tomar 198.7 litros, es decir, 32 por ciento más, de acuerdo con datos de Euromonitor Internacional.

Este mayor consumo ha propiciado que el valor de mercado en el País por agua embotellada se haya disparado en 152 por ciento en ese tiempo, al pasar de 2 mil 671.2 millones de dólares a 6 mil 734 millones.

Además, el año pasado la firma de mercados ubicó a México como la tercera nación, de un universo de 100, que más compra agua embotellada.

Para saciar esta sed, empresas como Coca-Cola Femsa han capitalizado este nicho y prueba de ello es que mientras en 2007 vendió en el territorio mexicano 229.4 millones de cajas unidad, incluyendo garrafones, el año pasado la venta fue de 387.7 millones, es decir, un alza de 69 por ciento.

Femsa forma parte de tres empresas, que según Euromonitor Internacional, acaparan 64 por ciento de las ventas de agua embotellada en el País.

La firma precisó que tan sólo en el sector retail, que no incluye el volumen total del País, Danone tiene 30 por ciento de las ventas; el sistema Coca-Cola, que incluye a otros embotelladores además de KOF, como Arca Continental y Bepensa, tienen 18.4 por ciento, y Pepsico el 15.2 por ciento.

Este incremento en el consumo de agua embotellada se debe a un crecimiento en la población de México, pero también a la desconfianza de tomar agua de la llave.

De acuerdo con la presentación Proceso regional de las Américas: Documento México, que la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS) presentó recientemente en el octavo Foro Mundial del Agua, el porcentaje de viviendas en el País con agua entubada apenas es de 77.2 por ciento.

Mientras que respecto a la calidad de los 348.1 metros cúbicos por segundo de agua que se produce todos los días para abastecer a la población, sólo 96.27 metros cúbicos se potabilizan, según información de la Comisión Nacional del Agua.

Un analista del sector de bebidas describió que además en muchas regiones las campañas de las grandes empresas, como las refresqueras, han ayudado a impulsar la compra de agua.

“La gente compra agua purificada por su sabor, por cambios de hábitos alimenticios, porque se ha vuelto más accesible en precios, y porque en muchos lugares no pueden tomar agua de la llave”, consideró el analista.

Agencia Reforma

Opina