Comunicaciones y Transportes y el Gobierno de Oaxaca dieron el banderazo de reinicio de la obra, que luego de estar a cargo de ICA, se construirá a través de Banobras.

A fin de impulsar el desarrollo económico y turístico de Oaxaca, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa y el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dieron el banderazo de reinicio de trabajos de construcción de la autopista Oaxaca-Puerto Escondido, que se construye desde hace nueve años y ha pasado por manos de Omega, ICA y ahora por el Gobierno federal tras ser rescatada por Banobras.

En la obra que abarca el tramo Barranca Larga-Ventanilla de dicha autopista, se invierten recursos por más de 6,500 millones de pesos, en un trabajo conjunto entre los gobiernos federal y estatal para concluir las carreteras que conecten a la capital oaxaqueña con las regiones del Istmo y la costa.

Murat Hinojosa destacó la disposición de su administración para concluir la construcción de estas vías de comunicación, toda vez que Oaxaca requiere de infraestructura carretera eficiente y generadora de empleos que permita consolidar la actividad económica, desarrollo industrial, turístico, pesquero y agrícola.

El gobernador destacó que esa obra permitirá proyectar a Oaxaca por la senda del progreso y a la altura de las mejores ciudades de México y el mundo.

Lee más: Fonadin se queda con autopista de ICA a Puerto Escondido

A su vez, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) expresó su beneplácito por el reinicio de los trabajos en este tramo carretero que tiene un avance de 56% y contribuirá a incrementar la infraestructura carretera estatal, así como a apuntalar el desarrollo de México.

El funcionario federal subrayó que esta obra permitirá a los habitantes del centro de la República desplazarse con facilidad en un fin de semana, trayendo con ello un desarrollo económico en esa región.

Ruiz Esparza reiteró el compromiso de la dependencia a su cargo para abonar en el reinicio de los trabajos de la carretera Oaxaca-Istmo, que contribuya al desarrollo de las Zona Económica Especial.

Ese tramo de la carretera Oaxaca-Puerto Escondido se construirá a través de Banobras con respaldo de la SCT, y tendrá más de 104 kilómetros lineales, con cuatro carriles, 11 puentes, tres túneles, nueve entronques y dos casetas de cobro, y que reducirá el tiempo de traslado de seis a tres horas de la Ciudad de Oaxaca a la Costa.

Originalmente, la concesión de la vialidad fue otorgada a la constructora Omega, que en 2012, en medio de dificultades financieras, abandonó la obra. Ésta fue retomada por ICA, que tuvo cada vez más retrasos por temas sociales y su crisis financiera.

En diciembre de 2016, la SCT anunció que la constructora que preside Bernardo Quintana perdería la concesión y quedaría en manos del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) de Banobras.

ICA finalmente entró en concurso mercantil en agosto del año pasado y salió de él a principios de marzo.

Con información de Obrasweb

Opina