“El reconocimiento es importante, pero no suficiente, se tiene que analizar la reparación del daño integral”, destacó Luis Raúl González Pérez

Que la Secretaría de Marina haya reconocido que disparó desde uno de sus helicópteros, lo que causó la muerte de una familia en Tamaulipas, no es suficiente, advirtió Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“El reconocimiento es importante, pero no suficiente, se tiene que analizar la reparación del daño integral, conocer exactamente la verdad de los hechos”, dijo.

Entrevistado al término de la presentación del estudio “Protección de ríos, lagos y acuíferos desde la perspectiva de los Derechos Humanos”, el ombudsman señaló que es necesario fincar responsabilidades y evitar que se repitan hechos similares.

El titular de la CNDH afirmó que desde que el 6 de abril se dieron a conocer los hechos se abrió un expediente de oficio y se buscará que se cumplan los protocolos de actuación.

“Nadie está en contra de que se persiga el delito pero hay que ser congruentes de que esa persecución del delito tiene que tener los cuidados para evitar que personas ajenas a los conflictos se vean inmersos en estas circunstancias”.

El 6 de abril, la Procuraduría General de la República (PGR) informó que una mujer y dos de sus hijas, que viajaban en una camioneta sobre un libramiento de Nuevo Laredo, murieron a causa de disparos desde el aire durante un enfrentamiento de autoridades con criminales.

La Semar primero aseguró que no fueron sus proyectiles pero después asumió la responsabilidad.

“Es importante que se haya reconocido. No hay que regatear este reconocimiento, pero hay que complementarlo con acciones que permitan evitar esta tipo de incidencias”.

Opina