Señalan que desde febrero al 16 de mayo de 2018 han documentado la desaparición de 21 hombres y dos mujeres en la ciudad; fuerzas federales podrían estar detrás de esos crímenes

La ONU denunció este miércoles una ola de desapariciones forzadas en el estado de Tamaulipas y señaló que una fuerza federal de seguridad podría estar detrás de esos crímenes.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos dijo en un comunicado que “ha documentado la desaparición de 21 hombres y dos mujeres en (la ciudad de) Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas, de febrero al 16 de mayo de 2018”.

Agregó que según testimonios, las desapariciones “habrían sido perpetradas a menudo entrada la noche o al amanecer por miembros de una fuerza de seguridad federal”, aunque no especificó de cuál se trataría.

Dijo que entre las personas desaparecidas al menos cinco de las víctimas son menores de edad y tres de ellas de tan solo 14 años.

La organización dijo que “las autoridades mexicanas han avanzado poco en la localización de las personas desaparecidas y en la investigación de lo sucedido”.

Detalló que en algunos casos las familias de los desaparecidos han emprendido sus propias búsquedas para hallar los cuerpos de al menos seis víctimas.

Numerosas fuerzas de seguridad han sido acusadas de desaparición forzada en México en los últimos años.

Uno de los casos más recientes se dio en el Estado de Jalisco, donde policías fueron acusados de haber detenido y entregado a criminales a tres italianos el 31 de enero pasado.

En Veracruz, 19 exfuncionarios fueron detenidos por la presunta desaparición forzada de al menos 15 personas durante el gobierno de Javier Duarte (2010-2016), quien actualmente está preso por cargos de corrupción.

Tamaulipas, fronteriza con Estados Unidos, es una de las regiones de México más afectadas por la criminalidad ligada al narcotráfico, en donde son comunes los bloqueos de carreteras, así como enfrentamientos armados en avenidas y centros comerciales a plena luz del día.

Apenas el martes, el periodista Héctor González fue asesinado a golpes en ese estado, con lo que se convirtió en al menos el quinto comunicador asesinado en lo que va del año en el país.

México es sacudido por una creciente ola de violencia que se inició a finales de 2006, cuando el gobierno lanzó una polémica ofensiva militar para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

GC

Por: AFP

Opina