Más de una veintena de bandas y cárteles de la droga se disputan la capital del país.

 Aun cuando las autoridades federales y el Gobierno de la Ciudad de México evitan hablar claro sobre la presencia o no del Cártel Jalisco Nueva Generación en la capital del país, lo cierto es que sus sicarios compiten con las bandas de narcomenudistas enquistadas en varias demarcaciones, principalmente en el sur de la ciudad.

Especialistas en asuntos de seguridad comentan que la organización liderada por “El Mencho” hizo su primera incursión en la ciudad en 2015.

Durante la Administración de Enrique Peña Nieto ninguna organización criminal había desafiado de manera tan directa al Gobierno federal como lo ha hecho en las últimas semanas el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

El 22 de enero pasado, en una entrevista televisiva, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, declaró que el CJNG es el objetivo prioritario del Gobierno federal.

“No son sólo ‘El Mencho’ y sus secuaces, sino la organización criminal que está detrás”.

Dos semanas después, el lunes 5, el CJNG levantó a dos agentes de la Procuraduría General de la República adscritos a la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

Seis días después, el domingo 11, subió a las redes sociales un video en el que ambos agentes aparecen de rodillas y con las manos atadas por la espalda, mientras sus presuntos captores los amagan con armas largas. Sólo entonces la Procuraduría admitió la detención de sus dos elementos.

En el video uno de los detenidos se identifica como Octavio Martínez Quiroz y asegura ser agente de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO); el otro, quien dice llamarse Alfonso Hernández Villavicencio, lee un mensaje en el que afirma que Gobernación les dio órdenes de hacer detenciones arbitrarias y desaparecer a
narcotraficantes.

Y añade: “El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida; el general Salvador Cienfuegos y el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, han dado la orden a todas las dependencias de Gobierno, en especial al grupo de investigación de la SEIDO, Ejército y Marina, para que hagan negativa toda captura de cualquier objetivo, sea o no sea delincuente, y desaparecer todo rastro de las operaciones que realicemos, así como permiso abierto de hacer lo que queramos con ellos, que es lo que hemos estado haciendo en conjunto con la Marina”.

Vacila un poco. Y continúa: “Acciones como tortura, robo, secuestro de nuestros objetivos y hasta desa- parecerlos sin respetar mujeres, niños y personas mayores, siendo ellos las principales víctimas”.

‘HEMOS LLEGADO’

De acuerdo con informes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) de la consultora Stratfor Global Intelligence, especializada en seguridad, y el documento de Beittel advierte que en la capital mexicana operan grupos del cártel de Sinaloa, del Golfo, los Zetas, los Caballeros Templarios, los Beltrán Leyva, La Familia Michoacana y recientemente el CJNG.

“Hemos llegado”, advirtió una manta que apareció colgada de un puente peatonal en la Ciudad de México, el pasado 7 de febrero. El mensaje, que se atribuyó el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), revivió de nuevo el debate sobre las operaciones de grupos del narcotráfico en la capital del país.

A pesar de la imagen de ciudad segura que se ganó la capital en comparación con el resto del país, los grupos del crimen organizado han rondado sus lindes y actuado aquí, sobre todo movidos por el amplio comercio de droga al menudeo y atraídos por la actividad económica y financiera para el lavado de dinero.

El estudio México: Crimen Organizado y Organizaciones del Narcotráfico, elaborado en abril de 2017 por June S. Beittel, analista de asuntos latinoamericanos del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos, ya había advertido de la presencia en la Ciudad de México de células de los más importantes cárteles.

El informe de Beittel anota que de un total de 202 grupos criminales identificados en México, al menos 24 tienen actividades en la capital.

Esto la coloca sólo detrás de Tamaulipas y Guerrero, donde operan células de 42 y 25 grupos criminales.

NARCOMENUDEO

Para los expertos, la Ciudad de México atrae a las bandas del crimen organizado por su amplio mercado de venta de drogas al menudeo, que ha crecido en las últimas dos décadas.

A finales de los años 90 Tepito dominaba la geografía del narcomenudeo, junto con otras colonias de las delegaciones Cuauhtémoc, Iztapalapa y Gustavo A. Madero; hoy las autoridades capitalinas reconocen puntos de venta de droga en siete de las 16 delegaciones.

Estas son: Tláhuac, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Álvaro Obregón, Tlalpan, Xochimilco y Cuauh-témoc, las demarcaciones más grandes y pobladas de la capital. Todas, con excepción de Cuauhtémoc, están ubicadas en zonas que colindan con los estados de México, Hidalgo y Morelos.

A pesar de esta extensión territorial, el Gobierno local sólo admite la operación de un grupo criminal de alto riesgo: el cártel de Tláhuac. Pero evade o rechaza información sobre otras bandas como La Unión de Tepito, que al parecer nació de una combinación del cártel de los Beltrán Leyva y La Familia Michoacana.

Ya en 2013 un informe de la firma de análisis Lantia Consultores, dado a conocer por Insight Crime, afirmaba que en Tepito operaban 15 grupos criminales. Entre ellos identificaba al cártel Tepito, La Unión de Tepito, los Zetas y el cártel de Sinaloa.

El grupo dominante había sido el Cártel de Tepito, que lideraba Jorge Ortiz Reyes, “El Tanque”, quien al parecer forjó vínculos con el cártel de los Beltrán Leyva y su principal lugarteniente, Édgar Valdés Villarreal, bien conocido como “La Barbie”.

CAPOS DETENIDOS

Líderes y capos de cárteles mexicanos de la droga han empleado como su residencia la Ciudad de México, básicamente en las zonas más lujosas y exclusivas de la capital del país.

Esto ha abonado para que las autoridades hayan dado con ellos y detenerlos al menos en los últimos años.

El 26 octubre de 2017, Víctor Manuel Félix, “El Vic” lo detuvieron elementos de la Agencia de Investigación Criminal en un lujoso fraccionamiento en Santa Fe.

Está identificado como principal operador financiero de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán y responsable del trasiego de heroína a Estados Unidos.

El 2 de mayo de 2017, Dámaso López Núñez, “El Licenciado” fue detenido en colonia Nueva Anzures de la delegación Miguel Hidalgo. Lo vinculan con la fuga de “El Chapo” Guzmán del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco.

El 14 de marzo de 2016, Cleofas Alberto Martínez Gutiérrez, “El Güero”, el segundo al mando del cártel del Golfo en Reynosa, Tamaulipas fue asegurado luego de una carrera de caballos en el hipódromo de la Ciudad de México.

El 2 abril de 2009, Vicente Carrillo Leyva, “El Heredero” o “El Ingeniero” fue detenido por militares y la Policía Federal Preventiva en la colonia Bosques de las Lomas.

Es el primogénito del narcotraficante fundador del cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, quien fue declarado muerto el 4 de julio de 1997. Junto con su tío Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”, tenía el liderazgo de esa organización.

Con información de Proceso

Opina