La Cámara de Diputados realizó compras innecesarias de 39 vehículos y gastó 13.4 millones de pesos adicionales, a pesar de rentar 96 unidades para legisladores y altos mandos, reportó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).
Notas Relacionadas

Aunque refiere que el contrato de renta se apegó a la normatividad, la ASF reportó que se realizó un gasto extraordinario en la compra de nuevos vehículos cuando el objetivo de la Cámara era ahorrar en el arrendamiento de las unidades.

La observación de la Auditoría en la revisión de la Cuenta Pública de 2016 se da en un año en que los grupos parlamentarios de la 63 Legislatura se habían comprometido a evitar gastos superfluos y prebendas para los legisladores.

La Auditoría Superior señala que, al autorizar el contrato de renta de autos híbridos, por 35.7 millones de pesos hasta el 31 de agosto de 2018, el Comité de Administración justificó que se evitaría la adquisición de vehículos y una carga administrativa mayor para la Cámara.

La ASF menciona que también se justificó la renta de vehículos para no gastar dinero por mantenimiento preventivo y correctivo, y a fin de evitar procedimientos de desincorporación.

Además, se dijo que con el sistema de arrendamiento no habría invasión de espacios físicos para su almacenamiento y se apoyaría al medio ambiente.

Para ello, a principios de 2016 se firmó un contrato por 29.7 millones de pesos para arrendar 80 vehículos Toyota Prius a la empresa Jet Van Car Rental.

A mediados de año se amplió el contrato original y se arrendaron otros 16 vehículos, por 6 millones de pesos.

La Auditoría Superior reporta que, a pesar de tener autos arrendados, a finales de 2016 se autorizó la compra de nuevas unidades mediante un procedimiento de adjudicación directa.

“Derivado de lo anterior, se observa que 21 de los 39 vehículos adquiridos por 7 millones 385 mil pesos son de las mismas características que los vehículos arrendados, en cuanto a marca y especificaciones técnicas.

“Adicionalmente, se conoció que los 18 vehículos restantes, por 6 millones 36 mil pesos corresponden a 7 camionetas de pasajeros, una camioneta familiar equipada y 10 vehículos tipo sedán, los que supuestamente iban a ser sustituidas por los vehículos híbridos, como apoyo para contrarrestar la contaminación ambiental, refiere la ASF.

Agencia Reforma

Opina