El presidente de la CNDH afirmó que el Estado mexicano ha fracasado en su función básica de proteger la vida e integridad de sus ciudadanos.

El Estado mexicano ha fracasado en su función básica de proteger la vida de sus habitantes, sentenció el Ombudsman Luis Raúl González Pérez.

Al inaugurar la Segunda Conferencia Internacional Seguridad y Justicia en Democracia: Hacia una Política de Estado Centrada en los Derechos Humanos, González Pérez consideró que el costo real de la violencia y la inseguridad es incalculable por centrarse en el dolor y el sufrimiento de las personas.

“Sin seguridad, jamás habrá una vigencia real de los derechos humanos; y sin respeto a estos derechos, las medidas de seguridad que se adopten no podrán ser aceptables, por ser autoritarias”, sentenció.

“Este entorno de inseguridad, violencia e impunidad que se vive, con especial gravedad en diversas regiones del País, es una expresión clara de que el Estado mexicano ha fracasado en su función básica de procurar la protección de la vida, integridad y bienes de quienes habitamos este País”.

González Pérez tachó de falaces los señalamientos que acusan que por el respeto a los derechos humanos no se aplica la ley, y reprochó que más allá de los discursos oficiales la realidad indica que las estrategias de seguridad actuales son eminentemente reactivas y han dejado de lado la prevención.

Para el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) el reto que subyace es abatir la impunidad y la corrupción, para lo cual, agregó, es preciso que se constante con el ejemplo de las autoridades que la ley no se negocia y no es discriminatoria.

“La corrupción no es una culta, es una costumbre que debemos cambiar y erradicar de México”, dijo en referencia a las declaraciones del Presidente Enrique Peña Nieto que en 2014 consideró que un problema de orden cultural.

En tanto, Enrique Graue, Rector de la UNAM, insistió en que la seguridad pública y los derechos humanos son inseparables, y coincidió en que la seguridad sigue siendo un deber pendiente del Estado y describió la situación actual del País.

“Nuestro país presenta desapariciones forzadas, ejecuciones, abusos de las Fuerzas Armadas, prácticas sistemáticas de tortura y tortura sexual, amedrentación, y por supuesto las distintas facetas de la violencia de género”, resumió.

Graue recordó que en 2011 realizaron la primera edición de este foro y en aquella ocasión, al igual que lo harán ahora, entregaron las conclusiones a los que aspiraban a la Presidencia de la República.

“Esperemos que los resultados de este segundo encuentro incida positivamente en las políticas que habrán de implementarse para abatir los índices de violencia”, confió.

Opina