Las reglas con que estados reparten recursos federales a municipios no siempre son claras y tienen malas prácticas de ejecución, señala ASF.

Los recursos que los estados reparten a los municipios requieren de una mayor ejecución y rendición de cuentas, advierte la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

De acuerdo con la revisión de la Cuenta Pública 2016 de la ASF, las reglas con las que las entidades reparten los recursos que reciben del Gobierno federal a sus municipios, y que son discutidas y aprobadas en los congresos locales, no siempre son claras y ha presentado malas practicas en su ejecución.

La ASF detectó que en 2016 las fórmulas para la asignación de recursos se aplicó de manera incorrecta en 12 entidades, por un monto total de 388.5 millones de pesos.

Como consecuencia de este tipo de error, algunos municipios vieron mermados los recursos que les correspondían de acuerdo con las fórmulas de asignación.

Otra de las problemáticas señalada por el órgano fiscalizador consiste en la falta de pago, situación que se detectó en 12 entidades por un monto total de 474 millones de pesos.

Además, dentro de las observaciones se señalan faltas por parte de la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales (CPFF), que tiene como una de sus facultades, según se establece en la Ley de Coordinación Fiscal, la vigilancia dude la distribución, liquidación y pago de las participaciones federales a los municipios desde las entidades.

De acuerdo con la ASF, esta Comisión se ha centrado en observar los procesos de distribución desde el Gobierno federal a las entidades y no se ha cubierto la distribución a los municipios.

Opina