“Carlos el Chacal”, un revolucionario izquierdista que se convirtió en uno de los hombres más buscados del mundo, se presentó el lunes ante una corte francesa para apelar una condena de cadena perpetua por un ataque con una granada que dejó dos muertos en París hace 44 años.

El autodeclarado “revolucionario profesional”, cuyo nombre real es Ilich Ramírez Sánchez, ha pasado cerca de un cuarto de siglo en prisión en Francia, luego de que fue capturado y trasladado desde Sudán por fuerzas especiales francesas en 1994.

Ramírez tiene pocas esperanzas, después de que perdió las apelaciones contra otras dos condenas a cadena perpetua.

La tercera y última apelación es en gran parte un trámite, dijeron a Reuters Francis Vuillemin, uno de sus dos abogados defensores, y la esposa de Ramírez.

“Carlos no es un ángel, pero incluso en su caso se debe respetar la norma de un juicio justo”, declaró, destacando que la condena de su cliente en un tribunal menor estuvo “espectacularmente llena de lagunas”.

El juicio de apelación, que se extenderá hasta el 16 de marzo, se refiere a la condena a cadena perpetua que recibió el año pasado por un ataque de 1974 en el que 36 personas resultaron heridas y otras dos murieron en el Drugstore Publicis de la Avenida de los Campos Elíseos de París.

“Carlos el Chacal”, de 68 años, ya cumple dos cadenas perpetuas. Una es por el asesinato de dos agentes de policía franceses y de un informante en junio de 1975, y otra por una serie de ataques contra trenes, una estación de ferrocarriles y una calle de París en 1982 y 1983 en los que murieron 11 personas y otras 150 resultaron heridas.

El apodo le fue dado por la prensa después de que un reportero vio una copia de la novela “El día del Chacal” de Frederick Forsyth en el departamento de Ramírez en Londres y asumió erróneamente que le pertenecía.

Reuters
Escrito por Brian Love; Editado en Español por Ricardo Figueroa

Opina